Bienvenida

Al vencedor le daré una piedrecita blanca, y grabado en ella un Nombre nuevo que nadie conoce, sino el que lo recibe” (Apoc 2,17)

“Mi Nombre Nuevo… El Verbo de Dios” (Ap. 3,12 y 19,13)

Anuncios